El Sr. Rondón y el malentendido en el zoo

El Sr. Rondón y el malentendido en el zoo

¿Cuántas veces malinterpretamos palabras o situaciones? El pobre señor Rondón empieza el día con mal pie: despistado, se pone la chaqueta de su hijo y hace la ronda por el zoo mientras airea sus inseguridades. «¡Estás gordo!», se dice, y también: «No le gustas a nadie». Al oírlo, ¡los animales creen que está hablando sobre ellos! Una historia divertida, original y con unas ilustraciones maravillosas. El Sr. Rondón y el malentendido en el zoo obtuvo el Premio Bologna Ragazzi a la mejor opera prima de la Feria del Libro Infantil de Bolonia en 2009.


facebook    twitter    

16,95 €

€16.3 Sin IVA

Autor/a

kevin-waldron

Kevin Waldron

Kevin Waldron nació en Dublín. Tras licenciarse en Diseño Gráfico, cursó un máster de ilustración en la Universidad de Kingston, en Londres. Después de decidir que lo suyo era dibujar libros infantiles, fundó un estudio en el centro de la capital británica para trabajar con otros ilustradores. También ha ilustrado Tiny Little Fly (Walker Books) y The Owl and the Pussycat (Simon & Schuster). En la actualidad vive en Nueva York.

Más información en la página web: www.kevinwaldron.co.uk

Ficha

Título: El Sr. Rondón y el malentendido en el zoo
Autor: Kevin Waldron
Ilustrador: Kevin Waldron
ISBN: 978-84-938602-6-4
Formato: 22,8 x 26,5 cm
Páginas: 48
Precio sin IVA / con IVA: 16,30 € / 16,95 €

Fecha de publicación: marzo de 2012

Entrevista

Flamboyant: ¿Quiénes son tus influencias como ilustradores y autores infantiles?

Kevin: Tomi Ungerer es mi favorito y la razón por la cual quise escribir e ilustrar libros infantiles.

F: La historia del señor Rondón es muy ingeniosa; refleja perfectamente a lo que nos pueden llevar los malentendidos. ¿Qué vino antes? ¿El tema del cuento o el personaje del señor Rondón? ¿Qué te inspiró a escribir esta historia?

Kevin: Los animales vinieron antes, siempre estaba dibujando personajes en mi blog de dibujo. Luego vino el señor Rondón, el guarda del zoo. Pensar en él mientras dibujaba fue lo que inspiró la historia.

F: ¿Qué materiales y técnicas utilizaste para estas ilustraciones? ¿Siempre utilizas la misma técnica?

Kevin: Para este libro trabajé con pluma y tinta, gouache y carboncillo, normalmente en blanco y negro, y más tarde manipulé los colores en el ordenador. La mayoría de las veces utilizo la misma técnica para otros proyectos, pero me gusta incluir ceras, rotuladores, etc., para modificar la textura.

F: Nos gusta saber qué piensan nuestros ilustradores y autores sobre lo que el texto añade a la ilustración, y viceversa, sobre la relación que se establece entre el texto y la historia, pues es la base de los álbumes ilustrados.

Kevin: Intento contar la historia tanto como sea posible a través de las imágenes. Ese es mi trabajo.

F: Este álbum tiene una tipografía única (la tipografía utilizada en el original y en nuestra traducción es distinta, aunque muy similar). ¿La escogiste tú mismo o fueron tus editores ingleses? ¿Participas en todos los aspectos del diseño y de la producción del libro?

Kevin: Trabajé mano a mano con el director de arte de Templar Publishing en las tipografías. Escojo algunas que me gustan y las probamos en ciertas imágenes. Diseño cada página del libro.

F: ¿Qué criterio utilizaste a la hora de realizar la cubierta del libro?

Kevin: Queríamos darle al lector la idea general de lo que podría encontrar dentro.

F: Sabemos que estás escribiendo una segunda parte. ¿Podrías hablarnos un poco de ella?

Kevin: Estoy terminando el arte en estos momentos. En este segundo álbum, hay un montón de visitantes en el zoo de Rondón. El arte es el mismo estilo, con la misma paleta de colores, pero estoy tratando de llevarlo un poco más allá. ¡De momento está saliendo bien!

F: ¿En qué otros proyectos estás trabajando ahora?

Kevin: Estoy a punto de empezar un mapa de la zona del Bronx de Nueva York. También voy a empezar otro título infantil para Walker Books en las próximas semanas. Además, continuaré esbozando personajes en mis cuadernos y pintando en grandes hojas de papel para mí mismo, como hago de forma habitual.