Berta Buenafé está triste

Berta Buenafé está triste

Emocionarse con una historia es una suerte de catarsis que compartimos niños y adultos. En este conmovedor álbum de ilustraciones, llenas de expresividad, de vida, Berta se entristece y no sabe por qué. Suerte que ella tiene a Edmundo, a Cancán y a Pichón, que harán todo lo posible para que vuelva a ser feliz. Estamos ante un canto al amor, a la amistad y al optimismo capaz de encandilar a quien lo lee.


facebook    twitter    

15,95 €

€15.34 Sin IVA

Autor/a

magali-le-huche

Magali Le Huche

Magali Le Huche nació en París en 1979. De pequeña quería ser cantante y bailarina, pero finalmente decidió estudiar dibujo en la escuela Arts Déco de Estrasburgo. Ha ilustrado diversos libros de escritores franceses, y es autora e ilustradora de varios álbumes: Héctor, el hombre extraordinariamente fuerte (Adriana Hidalgo), El fabuloso viaje de No-no y sus amigos (Ediciones SM), Berta Buenafé está triste y Las sirenas de Belpescão, que en 2006 ganó el prestigioso premio francés Prix Sorcières al mejor álbum ilustrado.

Ficha

Título: Berta Buenafé está triste
Autora: Magali Le Huche
Ilustradora: Magali Le Huche
ISBN: 978-84-937436-6-6
Formato: 29,5 x 22,9 cm
Páginas: 48
Precio sin IVA / con IVA: 15,34 € / 15,95 €

Fecha de publicación: abril de 2010

Entrevista

Pregunta: ¿Qué te inspiró a escribir Berta Buenafé está triste… y Las sirenas de Belpescão? ¿Qué querías expresar con estas historias?

Magali: Para Berta Buenafé está triste… quería crear una historia sencilla. Me gustan las historias sencillas en las que los personajes parecen estar un poco desplazados. Me gustan mucho las historias de Arto Paasilinna, de Jorn Riel o las películas de Kaurismaki, entre otras. A menudo, los protagonistas no son perfectos. Sus defectos o su originalidad los hacen entrañables. Las situaciones normalmente son absurdas, pero parecen justas. También me gustan las situaciones que, aunque a veces pueden ser graves, se tratan con distanciamiento y humor. Este tipo de universo me llega mucho. Tenía ganas, con esta historia, de hablar de la depresión y que no resultase triste. Al principio, quería escribir una historia divertida sobre la depresión, ¡hacer que la depresión resultara cómica! Y después quise que la historia se centrara en el momento en que Berta y Edmundo se encuentran.

Respecto a Las sirenas de Belpescão, la idea surgió durante un viaje que hice a Portugal. Fui a Lisboa y visité pequeños pueblos de los alrededores, con ganas de dibujar croquis y, poco a poco, de los croquis nacieron las tres amigas vendedoras de pescado. Me gustó mucho aquel viaje: la atmósfera de aquellos pueblos me hacía soñar, los pescadores, el mar, la luz, etc. Creo que Portugal, o en cualquier caso lo que yo vi de él, es un país romántico.

P: Respecto a la creación de personajes. Berta está llena de encanto. ¿Cómo creaste su personaje? ¿Te inspiraste en una persona real o en algún modelo? Es inusual escoger a una persona mayor como protagonista de un libro infantil; es realmente original. ¿Cómo se te ocurrió?

Magali: Al principio, quería, sobre todo, crear una historia que girase alrededor de la idea de la depresión. Soy muy sensible respecto a este tema y a la idea de que hasta las personas mayores pueden idealizar durante mucho tiempo una vida soñada y, simplemente, olvidarse de vivir. ¡Tenía ganas de explicar esto! Y también quería explicar cómo se encuentran y se enamoran dos personas un poco mayores.

P: ¿Qué inspiró el personaje de Edmundo?

Magali: Busqué a un hombre que encajara con Berta, sin inspirarme en nadie que conozca. No quería que fuese muy guapo. Y, además, tenemos que pensar que Berta y él son personas que se han quedado solas y que hace mucho tiempo que no se enamoran.

P: Volviendo a Las sirenas de Belpescão, ¿por qué escogiste tres personajes femeninos como protagonistas?

Magali: Creo que, en su momento, no me hice esta pregunta, pero cuando vuelvo a pensar en ello pienso que ¡lo hice por solidaridad! Ellas encuentran la fuerza para cambiar gracias a su espíritu de equipo; esto las anima. Quizá también por el miedo a quedarse solo. Tal vez hoy lo escribiría de otra manera.

P: Nos gusta mucho el hecho de que las tres tengan una personalidad tan fuerte, pues eso les imprime mucho carácter. Deciden salir a la mar para comprobar por ellas mismas lo que está sucediendo, en vez de quedarse en casa y esperar a sus maridos, como en los antiguos cuentos folclóricos. ¿Crees que la literatura infantil empieza a mostrar los nuevos roles igualitarios que las mujeres tienen en la sociedad, al contrario que hace décadas, cuando los personajes infantiles se basaban en estereotipos totalmente pasivos, como el de la princesa?

Magali: Creo que los esquemas familiares y las relaciones hombre-mujer han cambiado; muchos libros juveniles muestran tal cambio. Hoy en día, pocas veces veremos libros que digan que la madre está en la cocina y que el padre lee el periódico… ¡No sería coherente con la vida actual! Pero creo que siempre habrá historias de princesas. Quizá princesas más modernas que no esperan forzosamente un príncipe encantador que vaya a buscarlas, o princesas que tengan otros sueños…, ¡princesas menos pasivas!

P: En la historia de Las sirenas de Belpescão, la música y el canto tienen mucha importancia.

Magali: Las vendedoras se convierten en sirenas. Así pues, era obligado que cantasen. Quería imaginar una historia que realmente tratase el mito de las sirenas. Y si, de hecho, las sirenas provenían de un pequeño pueblo de pescadores, ¿cómo y por qué se convirtieron en sirenas?

P: ¿Qué materiales y técnicas utilizas para realizar tus ilustraciones?

Magali: Hago los dibujos en blanco y negro con mina de grafito y, a veces, con tinta; luego los coloreo en el ordenador. Esta técnica me permite guardar transparencias y conservar los trazos. De esta forma, obtengo planos puros, como en serigrafía.

P: ¿Cómo te gusta utilizar los colores para transmitir una determinada atmósfera?

Magali: Cuando comienzo un álbum, siempre busco la gama de colores que utilizaré para que sea coherente, para que haya una atmósfera particular. Para Berta Buenafé está triste… ¡se imponían los rosados! También quería que hubiese un ambiente un poco anticuado, con rosas, marrones…

En Las sirenas de Belpescão, lo importante, desde mi punto de vista, era transmitir la luz y los colores característicos de Lisboa. En mis álbumes, intento no poner demasiado color, sino crear una paleta variada con un poco de color para que el conjunto resulte armonioso y coherente.

Processing...
Thank you! Your subscription has been confirmed. You'll hear from us soon.
Newsletter
¿Quieres recibir en tu correo las últimas novedades y eventos de Flamboyant?
ErrorHere